domingo, 11 de diciembre de 2011

Días sin prisa


Caminos recorridos a contraluz
El caminante acompaña al tiempo
Observa el mundo en su plenitud
De su pasado fue absuelto.


En una plaza contempla, tras una copa de vino,
Como todo se dibuja, en los juegos de los niños.
Con sus risas inocentes, hacen despertar al mundo,
Que por ellos libre mueve, los engranajes diurnos.


El sol va acariciando el camino
Devolviendo los colores,
Robados por el destino.
Notas leves de violines
Suenan caprichosas siendo alivio

De las dulces sonrisas que dan alegría a la plaza
Fluyendo en las ilusiones de todo aquel que…,
A contemplar, se para ……
Los días sin prisa, las tardes claras,
Los momentos sin nombre, ni horas contadas…Tears.

1 comentario:

marino alonso dijo...

Me ha gustado la sencillez de este poema. Es distinto. Transmite calma.